Negocios de bajo costo rompen esquemas y dinamizan la economía


Con un alto nivel de aceptación en los colombianos los negocios de bajo costo, denominadas así las empresas que ofrecen productos y servicios de calidad y a precios bajos, han logrado cautivar el mercado y se han afianzado como forma de consumo de muchos sectores de la sociedad.

A finales de 2017, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) publicó que la participación de las empresas de bajo costo o “low cost” gozaba de un equivalente del 6% del mercado, cuando en 2014 no superaban el 2%.

Tiendas como D1, Justo y Bueno o Tostao y Ara han cautivado un sector del mercado que antes no había sido posible. Otras empresas que se suman a la modalidad de bajo costo son los gimnasios, restaurantes y hasta aerolíneas.

El impacto no ha involucrado solo a sectores medios y bajos, incluso los sectores más pudientes de la sociedad han encontrado beneficios de la modalidad. Pedro Gasca, orientador General de BBI Colombia S. A. S., afirma que la búsqueda de obtener el mejor precio- beneficio es colectiva: “esos pesos que se ahorran son importantísimos para la economía, ya que se vuelven un activo más de inversión en otros bienes o servicios, como salud, entretenimiento y educación”.

En el caso de las aerolíneas la modalidad “low cost” ha hecho posible el uso del transporte aéreo para personas que antiguamente no tenían acceso. El sector de gimnasios continúa cautivando clientela mediante atractivos planes de entrenamiento a precios más bajos.

Por su parte el economista Alejandro Useche,en declaración a medios locales, destacó:  “Estas tiendas de bajo costo le han permitido a muchos sectores de la sociedad acceder a productos y servicios básicos y a menores precios, sin renunciar a una buena calidad. Entonces creo que el beneficio ha sido grande en cuanto a permitirle a las personas adquirir productos y servicios con precios mucho más razonables que los que ofrecen las grandes cadenas”.

Useche afirma que a partir de los negocios de bajo costo el empleo se formaliza. “Si antes había distribución de productos de manera informal en los barrios, el hecho de que se de paso a estas tiendas de bajo costo implica más formalidad en los negocios: permite a los empleados tener un contrato, con todas las prestaciones incluidas y son negocios que pagan impuestos”.

Foto: Dinero.com

Redacción: ColombiaEmpresarial.com.com

Fuentes: Publimetro.com, El Tiempo de Colombia

Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn