¿Buenos Accionistas? ¿Buenos Directores? ¿Buenos Gerentes? ¿Qué necesita una empresa familiar?


Comparto con ustedes una conversación sostenida con un empresario, quien casado y con cuatro hijos (dos trabajan en el negocio familiar, una hija se dedica a su hogar y el otro es profesional independiente); habían participado de un proceso de planificación sucesoria.

¿Cuál de tus hijos crees sería el mejor para que te reemplace como gerente general?

Me gustaría que alguno de mis hijos sea el próximo gerente general, pero siempre y cuando esta designación sea lo mejor para la empresa; antes prefiero que mis hijos sean buenos accionistas y no malos directores o malos gerentes.

Entonces, ¿Ninguno de tus hijos podría ser el gerente general de tu empresa?

Mi respuesta no excluye en absoluto la posibilidad de que alguno de mis hijos pueda ser, además de accionista, el gerente general de nuestra empresa; lo que para nosotros si es condición básica es que todos mis hijos sean lo que se llama “buenos accionistas”, lo que para mi implica que sabrán implantar el sistema de gobierno que requiere nuestra empresa.

Tu empresa ha avanzado bastante en lo que se refiere a su proceso de profesionalización; tienen un plan de negocios, un excelente sistema de información, han recibido un premio como buenos empleadores, cuentan con las mejores tecnologías, sus clientes los reconocen como lideres, etc.; ¿No es esto suficiente?

Para nada, profesionalizar solamente la empresa sin hacer lo mismo con mi familia hubiera sido un gran un riesgo; nosotros estamos consientes de que si mis hijos no construyen adecuadas relaciones entre ellos como socios, existirán altas probabilidades para que problemas subjetivos o domésticos puedan destruir una empresa que ha costado mucho esfuerzo y sacrificio para llevarla al nivel en que actualmente se encuentra.

También debes recordar que desarrollé mi negocio sin socios, solamente contaba con la colaboración de mi esposa. Mis hijos, quienes serán los futuros propietarios, serán socios obligados y el que sean mis hijos no implica que estén preparados para compartir una sociedad en las cual no existirán “dueños” (eso solamente lo soy yo), sino cuatro socios quienes deberán velar por la continuidad, el crecimiento y la creación de valor en nuestro negocio.

Adicional a lo anterior, tienes que tener en cuenta que en forma individual cada uno de mis hijos será un accionista minoritario, y que la mejor forma de proteger los derechos de los socios minoritarios es mediante el diseño e implantación de un sistema de gobernanza corporativa que corresponda a las necesidades y complejidades de cada empresa y de cada familia.

¿Qué es el sistema de gobierno para una empresa de propiedad familiar?

Toda institución (un estado, una empresa, etc.) requiere de un sistema de gobierno que defina algunas reglas básicas y que le permita asignar adecuadamente los recursos existente en beneficio de quienes forman parte de dicha institución.

No soy un experto, pero como si entiendo el concepto, yo defino un sistema de gobierno como la efectiva implantación de los tres órganos de gobierno que requiere un negocio familiar que pretende continuidad, es decir, la Junta de Familia, la Junta de Accionistas y el Directorio.

¿Por qué es necesario este sistema de gobierno en una empresa?

Durante el proceso aprendí la siguiente frase: “Las compañías son repúblicas. El poder descansa en los votantes (los accionistas). Los votantes eligen representantes (los directores), quienes delegan la mayor parte del poder a los burócratas (la gerencia). Como en cualquier república, la distribución de poder depende de las reglas especificas de gobernabilidad”.

Una de esas reglas es la de prevenir las confusiones que se generan cuando una misma persona desempeña simultáneamente varios roles (accionista, director, gerente, padre, hermano, etc.), y sin contar con los mecanismos de control y de apoyo necesario que puedan evitar que un múltiple desempeño de roles termine perjudicando a la familia y a la empresa.

Haciendo una analogía con el sistema democrático para el gobierno de un estado, es necesario que en una empresa exista una racional separación de poderes; ¿se imaginan un país en que el poder ejecutivo, el poder legislativo, el poder electoral y el poder judicial estén en manos de la misma persona?; pues ya no sería una democracia, sistema que sin ser perfecto, creo es preferible a otros, como por ejemplo a una tiranía o a una monarquía.

Por lo explicado, respondería a tu pregunta que el sistema de gobierno es necesario e importante para mitigar y/o controlar los riesgos de un negocio de familiar; siendo el principal de ellos el que no se cuente con lo que estamos denominando “buenos accionistas”, pues recordemos que son éstos quienes elegirán a los directores, y a su vez, estos directores designarán al gerente general, quien es el máximo responsable de la gestión de la empresa.

¿Por qué implantar un sistema de gobierno corporativo en una empresa familiar?

Nosotros no queremos ser parte de la mayoría de empresas que lamentablemente terminan desapareciendo por asuntos relacionados a una interacción en desequilibrio entre familia y empresa; desaparecer por este factor solamente será de beneficio para mis competidores que siempre están ansiosos de captar a mis clientes.

Personalmente no espero, y creo no ocurrirá por haber decidido planificar mi proceso de sucesión, terminar perjudicando a mis colaboradores, a mis proveedores y también a mi propia familia, pues son estos los que generalmente “pierden” en estas situaciones de crisis.

¿Qué contiene un sistema de gobierno para una empresa de propiedad familiar?

Te diría que sus componentes están en relación a cada órgano de gobierno, en nuestro caso tenemos: (i) para la junta de accionistas perfeccionamos nuestro estatuto social y suscribimos convenios entre socios que protegen los derechos de los accionistas minoritarios; recuerda que

cada uno de mis cuatro hijos será un socio minoritario, (ii) un manual de organización y funcionamiento del directorio que vela por la continuidad y creación de valor en la empresa, (iii) para la implantación de la junta de familia, participamos del proceso de elaboración de un protocolo que establece los lineamientos generales para las interacciones entre nuestra familia y nuestra empresa, básicamente decidimos el sistema de gobierno a implantar.

¿Cuál de los órganos de gobierno consideras es el mas importante?

Todos son importantes, pero quizás el que marca la diferencia es el directorio, siempre que participen profesionales independientes; la identificación de estos directores externos debe corresponder a las necesidades de cada caso y es importante no confundir independiente con que esta persona solamente no sea familiar de los socios, hay mas conceptos por considerar.

¿Es suficiente contar con los elementos antes descritos?

No, todos sabemos que ni las familias ni las empresas se gobiernan solamente con papeles, la clave del éxito son siempre las personas; por lo anterior hay que trabajar para que estas personas (los socios de la empresa), se encuentren preparados y motivados para cumplir y hacer cumplir con los lineamientos del sistema de gobierno que han decidido implantar.

Nosotros queremos ser lo que se denomina una Familia Empresaria, y para mi este concepto implica que todos nuestros miembros serán “buenos accionistas”; asunto que no es resultado del azar, pues requiere de actividades de análisis, sensibilización, capacitación y entrenamiento; las que deben terminar formando buenos hábitos en la familia.

¿Qué pensarías si tus hijos, al ser los dueños de la empresa, deciden venderla?

Las empresas tienen varias motivaciones para sus propietarios, una de ellas es crear responsablemente riqueza para ellos; si mis hijos, actuando de acuerdo a los lineamientos de nuestro sistema de gobierno, piensan que la mejor alternativa para ellos es vender la empresa, yo respetaría esa decisión. Incluso en esta opción considero la posibilidad de que alguno o más de mis hijos les puedan comprar a otros de mis hijos que no deseen ser parte de la sociedad.

Yo tengo claro que el proceso de sucesión implica que lo que puedo perpetuar es mi empresa y mejor si es en propiedad de mis hijos; soy consciente que no soy inmortal, por lo que pese a que no es un asunto sencillo de asumir, prefiero tratarlo en vida; estoy convencido de que será mejor y menos costoso económica y emocionalmente que dejarlo para después de mi velorio.

¿Implantar un sistema de gobierno asegura la continuidad generacional de tu empresa?

Del total de empresas familiares el 60% desaparece por asuntos relacionados a la mala o ineficiente interacción de la familia con la sociedad de su propiedad; con un sistema de gobierno corporativo efectivamente implementado me estoy protegiendo del principal generador del fracaso de los negocios familiares.

Los otros desencadenantes del fracaso en la continuidad de los negocios de familia son: (i) 20% por razones netamente empresariales, (ii) 10% por problemas financieros, y, (iii) 10% por la incompetencia del sucesor. En estos tres asuntos, muy relacionados a la gestión de la empresa, el directorio también desempeña un rol muy importante.

Ahora, siempre existirán factores exógenos que uno no podrá controlar por mas sistema de gobierno muy bien diseñado e implantado; por ejemplo, si mi familia fuera propietaria de una fabrica de cigarrillos y todos los consumidores dejan de fumar; familiar o no familiar todas las fabricas de cigarrillos desaparecerán.

¿Qué recomendarías a empresarios y empresarias que se encuentran o encontrarán pronto en la necesidad de planificar la sucesión de los negocios por ellos iniciados?

En primer lugar debo mencionar que la decisión de implantar un sistema de gobierno en un negocio de familia debe ser resultado de un proceso voluntario y de reflexión por parte de la familia, especialmente de los fundadores o fundadoras.

Yo lo veo como un proceso de autorregulación, al estar consiente del impacto negativo que tendría el no planificar la sucesión en personas que quiero y estimo (mi propia familia, mis colaboradores, mis amigos clientes y otros), llegué a la conclusión que sería una irresponsabilidad de mi parte el no invertir los recursos necesarios para realizarlo.

A las empresarias y empresarias que están preocupados por el futuro de su empresa, les digo que tan o mas importante e imprescindible es preocuparse por la formación de la siguiente generación en lo que se suele denominar “buenos accionistas”.

También es necesario contar con el apoyo de un asesor externo, quien los acompañará en las fases de análisis, capacitación, diseño, entrenamiento, implantación y control del sistema de gobierno que corresponda a sus necesidades; pero consideren, como también nos la ha mencionado nuestro asesor, que éste consultor no es un mago o un salvador, y menos es a quien le corresponde tomar las decisiones que colaborarán en la formación de su familia empresaria; dicha responsabilidad es de nosotros, los fundadores.

Finalmente, mencionar que planificar la sucesión no es un evento puntual, los empresarios debemos aceptarlo como un proceso de formación de nuestra familia y en beneficio de nuestra empresa; como dicen algunos, es un proceso que una vez iniciado no debe tener fin y menos interrupciones, pues suelen ser costosas y dañinas en el proceso de formación de una familia empresaria, la cual está necesariamente formada por lo que llamamos “buenos accionistas”.

Autor: Luis Scerpella Robinson

www.cendefperu.com

jovenempresario