COLOMBIA (Enero 18 de 2023).      El año pasado se inauguró un nuevo y reluciente centro comercial en una zona metropolitana de Helsinki próspera y en rápido crecimiento [2022]. Forma parte del complejo Lippulaiva, de 117.000 metros cuadrados, que también alberga una biblioteca, un gimnasio, una guardería, oficinas, edificios de apartamentos residenciales, una estación de metro y una terminal de autobuses.

Una instalación geotérmica cubre casi la totalidad de las necesidades de calefacción y refrigeración del complejo. Los paneles solares del tejado y las superficies de las paredes generan electricidad para los ascensores y escaleras mecánicas del centro comercial y la iluminación de los espacios públicos del centro. Los sistemas inteligentes de gestión de la energía optimizan el consumo, por ejemplo reduciendo temporalmente el aire acondicionado cuando el consumo eléctrico es máximo.

El desarrollo ilustra a la perfección las numerosas herramientas que pueden desplegarse tanto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero como para aumentar la eficiencia energética y la resiliencia. La consecución de ambos objetivos nunca ha sido tan importante. Y a medida que nos enfrentamos a la doble crisis energética y climática, necesitamos desplegar todo este conjunto de herramientas, optimizando tanto el suministro como la demanda de energía, a gran escala y con rapidez.

La moneda de la energía tiene dos caras

Los responsables políticos de Europa, EE.UU., Japón, China, India y otros países han intensificado considerablemente sus compromisos climáticos, impulsados en parte por las convulsiones geopolíticas y climáticas de 2022.

Hasta la fecha, la atención se ha centrado sobre todo en la oferta, es decir, en promover y facilitar la producción local de energía limpia a partir del sol, el viento, el mar y otras fuentes naturales. Estos esfuerzos han acelerado significativamente el crecimiento de las energías renovables en los últimos años, reduciendo su coste en el proceso hasta el punto de que las energías renovables son ahora la fuente más barata de nueva electricidad a granel para más de dos tercios de la población mundial. Sin embargo, los esfuerzos por aumentar las energías limpias y frenar el uso de combustibles fósiles -por muy vitales que sean- llevan tiempo y conllevan muchas disputas políticas, como demostró la reunión de la COP27 del pasado noviembre en Egipto.

Por tanto, no basta con abordar cómo se genera la energía, es decir, el lado de la oferta. Tenemos que abordar también la otra mitad de la historia, el lado de la demanda de la ecuación energética: cómo se consume la energía, que en conjunto representa el 55% de la solución para conseguir energía neta cero en 2050.

La otra cara de la moneda de la energía: héroe anónimo, fruta al alcance de la mano, ganancias rápidas

En términos sencillos, se trata de eficiencia energética y electrificación que, unidas a las herramientas digitales adecuadas, definen la próxima revolución energética que llamamos Electricidad 4.0.

Es cierto que la demanda y la eficiencia energéticas acaparan menos titulares y atención en los medios de comunicación y los círculos políticos que la generación y el suministro de energía. Entre los líderes empresariales, además, el enorme potencial transformador de las tecnologías de electrificación y eficiencia de la demanda sigue sin apreciarse lo suficiente.

Una encuesta independiente a más de 500 ejecutivos de alto nivel, que encargamos el año pasado [2022], reveló que, aunque las consideraciones de sostenibilidad han pasado a ocupar un lugar prioritario en la agenda empresarial, sólo alrededor de la mitad de ellos están fijándose en los aspectos básicos, y la mayoría no está considerando la combinación completa de herramientas de descarbonización disponibles en la actualidad.

Hasta cierto punto, es comprensible. Al fin y al cabo, el aire acondicionado y la calefacción eléctrica optimizados digitalmente no son tan atractivos ni visualmente inspiradores como los parques solares y las turbinas eólicas. Y como la eficiencia energética se distribuye entre millones de acciones y lugares -viviendas, fábricas, bloques de oficinas, sistemas de transporte, centros comerciales-, es más difícil notar su impacto.

Esto significa que el mundo empresarial y político, al igual que gran parte del público en general, aún no se ha dado cuenta de los múltiples beneficios de la eficiencia energética que pueden lograrse mediante herramientas relativamente baratas que pueden desplegarse fácil y rápidamente. Son el héroe anónimo, por así decirlo, en nuestra búsqueda de una mayor seguridad climática y energética.

Hablamos de sistemas digitales de gestión de edificios con análisis de datos en tiempo real que pueden detectar y solucionar al instante el derroche de energía. Y de software de automatización capaz de optimizar los procesos de mantenimiento, fabricación y diseño, así como el uso de la energía en las fábricas y en las cadenas de suministro de las empresas. Y bombas de calor eléctricas y vehículos eléctricos, que no solo son más limpios, sino también mucho más eficientes energéticamente que sus homólogos alimentados con combustibles fósiles.

Todas estas tecnologías existen aquí y ahora. No requieren años de desarrollo, ni la remodelación de industrias enteras, ni la invención de tecnologías totalmente nuevas. Son el camino más rápido hacia la transición energética que el mundo necesita urgentemente. Más del 80% del ahorro de CO2 hasta 2030 procede del despliegue de tecnologías que ya están en el mercado.

Además, el retorno de la inversión es mucho más rápido de lo que muchos creen. La gama integrada de soluciones en el caso de Lippulaiva, por ejemplo, generará un retorno de la inversión en sólo cinco años. Y cuando trabajamos con clientes para instalar soluciones digitales de gestión de la energía en edificios existentes, vemos un retorno de la inversión de sólo 2-5 años. La solución a la crisis energética está delante de nuestras narices: el ahorro en la factura energética entre los hogares más eficientes y los menos eficientes, mediante la adopción de una gestión inteligente de la energía doméstica, puede ser normalmente de hasta el 40% y de hasta el 75%.

Eficiencia energética y electrificación: estrategizar, digitalizar, descarbonizar

De cara a 2023 y más allá, una cosa está clara: tenemos que actuar ahora, con todas las herramientas a nuestro alcance, para evitar los peores efectos de las crisis climática y energética.

Eso significa prestar más atención a las adaptaciones, a menudo infravaloradas, rentables y técnicamente sencillas, que pueden aplicarse para optimizar el consumo de energía.

Así pues, nuestro consejo a empresas, promotores y hogares de todo el mundo es: dediquen más tiempo a comprender mejor la gama de tecnologías, marcos y herramientas que les permiten reducir costes y emisiones de carbono y, en última instancia, les convierten en compradores más inteligentes de energía limpia. No subestimemos el poder de la Electricidad 4.0, que impulsa la electrificación y las herramientas de eficiencia digital para reducir la huella de carbono en edificios de nueva construcción, en la rehabilitación de edificios existentes y en barrios y ciudades.

Si se combinan con tecnologías de suministro de energía limpia -como hizo el promotor Citycon en el complejo de Lippulaiva y como hemos hecho nosotros en nuestro nuevo edificio IntenCity en Francia-, los objetivos de energía neta cero pueden hacerse realidad mucho más rápido y barato de lo que se imagina.

Y nuestra recomendación para los responsables políticos: no limiten sus iniciativas legislativas a la generación de energía limpia. Proporcionen más incentivos reguladores que estimulen la demanda de eficiencia energética digital y electrificación por parte de los consumidores y otros usuarios finales con menos coste para los contribuyentes. Recordemos que estas intervenciones en la demanda pueden, a su vez, acelerar el cambio de la oferta hacia fuentes de energía limpia.

En realidad, es una obviedad: La electrificación y la eficiencia energética son ganancias rápidas. No arriesguemos nuestro futuro al azar. Veamos las dos caras de la moneda.

La versión original de este artículo se publicó en el sitio web de WEF: https://www.weforum.org/agenda/2023/01/energy-demand-energy-and-climate-crises-davos23/

 

About Schneider Electric

Schneider’s purpose is to empower all to make the most of our energy and resources, bridging progress and sustainability for all. We call this Life Is On.

Our mission is to be your digital partner for Sustainability and Efficiency.

We drive digital transformation by integrating world-leading process and energy technologies, end-point to cloud connecting products, controls, software and services, across the entire lifecycle, enabling integrated company management, for homes, buildings, data centers, infrastructure and industries.

We are the most local of global companies. We are advocates of open standards and partnership ecosystems that are passionate about our shared Meaningful Purpose, Inclusive and Empowered values.

www.se.com

Fuente: Central de Noticias AndeanWire

Source: COLOMBIA

Por admin

Deja una respuesta

Contactános